03:14 h. Viernes, 19 de Abril de 2019
UN VETO QUE HA CAUSADO INDIGNACIÓN DE COLECTIVOS LAICOS EN EL PAÍS AUSTRAL.

"Prohibida la entrada al museo si estas embarazada o tienes la regla"

Las mujeres embarazadas o menstruantes son “tapu” (tabú) según la cultura maorí, de modo que corren peligro si están expuestas a objetos “taonga”, procedentes de la cultura Taonga Maorí.

Iñaki Berazaluce  |  13 de Febrero de 2011 (12:43 h.)
Más acciones:

Las mujeres embarazadas o menstruantes son “tapu” (tabú) según la cultura maorí, de modo que corren peligro si están expuestas a objetos “taonga”, procedentes de la cultura Taonga Maorí. Por respeto a esas creencias, el museo Te Papa de Nueva Zelanda ha prohibido expresamente la entrada a las mujeres que estén en una u otra condición, un veto que ha causado indignación de colectivos laicos en el país austral.

La invitación enviada para la inauguración, que tendrá lugar el próximo 5 de noviembre, no deja ninguna duda al respecto: está prohibida la entrada de mujeres “hapu” (embarazadas) o “wahine” (con la regla). Un portavoz del museo confirmó la prohibición, aduciendo que es la condición que puso el colectivo maorí para exhibir sus obras: “Algunos de esos taonga (objetos preciosos) han sido utilizados para matar gente. Las mujeres embarazadas son consideradas sagradas y la política al respecto es proteger a las mujeres de esos objetos”.

Según relata el diario local New Zealand Herald, si se infringe un “tapu” algo malo va a pasar. La dirección del museo espera que las mujeres que acudan sean sinceras en cuanto a su condición. Si mienten algo malo puede pasar.

Pero a muchas mujeres neozelandesas no les ha hecho ni pizca de gracia la prohibición. La reputada feminista Deborah Russel, autora del blog The Hand Mirror, considera que una sociedad moderna no debería perpetuar esa superstición: “No comprendo como una institución secular, sostenida con dinero público, puede imponer valores religiosos y culturales sobre la gente. Es tolerable que la gente siga estas prácticas en privado, siempre y cuando no dañe a otros, pero el Estado no debería imponerlas al resto de la gente”.

Diametralmente opuesta es la posición de la antropóloga Margaret Muru, jefa de Estudios Maoríes de la Universidad de Auckland: “Es una violación muy grande del tabú que una mujer recoja fruta de la huerta si está menstruando. Esto es así…es parte de su cultura y debemos respetarlo”, dice Muru.

Fuente: La Información