16:17 h. Lunes, 23 de Octubre de 2017

Xornal Retrincos

UN GOL DE FALCAO CORONA AL OPORTO.

F.C.PORTO CAMPEÓN DE LA EUROPA LEAGUE.

El colombiano Falcao, de cabeza y al filo del descanso, aprovechó el único error de la zaga del Sporting de Braga, que no tuvo capacidad de reacción.
Agencias  |  18 de Mayo de 2011 (23:37 h.)
Más acciones:

Fuente:as

Oporto: Helton; Sapunaru, Rolando, Otamendi, Alvaro Pereira; Freddy Guarín (Belluschi, m.72), Fernando, Joao Moutinho; Falcao, Hulk y Varela (James Rodríguez, m.79).

Sporting de Braga: Artur Moraes; Miguel García, Paulao, Alberto Rodríguez (Kaká, m.46), Sílvio; Vandinho, Custódio, Paulo César, Hugo Viana (Mossoró, m.46); Alan Osorio y Lima (Meyong, m.65).

Goles: 1-0, m.44: Falcao.

Árbitro: Carlos Velasco Carballo (ESP). Amonestó a Hugo Viana, Sílvio, Mossoró, Kaká, Miguel García, Sapunaru, Helton y Rolando.

Incidencias: Final de la Liga Europa diputado en el Dublín Arena de la capital irlandesa ante unos 50.000 espectadores.


Villas Boas ganó para su Oporto un duelo de equipos de autor. Batió en el césped, no tanto en la pizarra, a Domingos Paciencia, el que una vez fue su ídolo. Villas Boas tiene 33 años. Es insultantemente joven y le llaman 'el nuevo Mourinho'. Trabajó con él y desde luego juega con un 4-3-3 que se parece al que aplicaba Mou en Oporto o Londres. Las comparaciones se multiplicarán ahora que Villas Boas acaricia también el triplete con el Oporto: ganó el campeonato de su país sin conocer la derrota, ha ganado la Europa League, le espera la final de la Copa. Villas Boas puede que sea el nuevo Mourinho o puede que no: es un técnico con personalidad, estilo e ideas muy claras. Y su Oporto es una obra de arquitectura casi perfecta. Incluso en noches como la de Dublín, de tono gris pero en las que una victoria vale un título.

El Oporto, un clásico y una de las imágenes fijas de la competitividad en el fútbol europeo. Un gran equipo que ficha bien y vende mejor. Fabrica estrellas, llena las arcas y gana títulos. Un modelo que ahora sucede al Atlético de Madrid en el palmarés de la Europa League. Y, hoy por hoy y libra por libra, uno de los mejores equipos de todo el viejo continente. ¿Cuántos equipos de los que llegaron a cuartos en Champions eliminarían a este Oporto? Seguramente no muchos. Es un equipo de orden funcionarial atrás y libertad energética delante, de físico aplastante y categoría bien repartida en el campo. Un equipo con un plan y los jugadores perfectos para llevarlo a la práctica. O viceversa, siempre bajo la sombra, muy alargada, de Villas Boas. El Oporto teje telas de araña en su campo, atrapa la zona de creación (el eje Fernando-Guarín-Moutinho) y dispara arriba en ráfagas de Hulk y hachazos de Falcao, un delantero superlativo que laminó al Villarreal, decidió la final y ha hecho números de fútbol de antes: 17 goles en 14 partidos de Europa League. Justo, justísimo campeón.

El Sporting de Braga de Paciencia es otro equipo de autor que está a punto de quedarse sin técnico y sin algunos de sus referentes. Un equipo que sólo tiene una Intertoto y una Copa en blanco y negro (1966) pero que lleva asombrando a Europa desde el verano, cuando dejó fuera de la Champions League a un Sevilla en chanclas y con los ojos como platos. La fuerza del matagigantes y la fe de Cenicienta valieron 43 minutos de resistencia. Paciencia equilibró la batalla, selló a Guarín, incomodó a Falcao...casi un tiempo de perfecta concentración y trabajo impecable. Casi. En el único fallo, la única pérdida en zona peligrosa, el Oporto mató la final: centro de seda de Guarín, remate de furia de Falcao, de profesión delantero. Tanto remar, tanto sudar, tanto jugar al ajedrez y el Sporting de Braga tenía la final cuesta arriba. Un escenario de pesadilla, un sueño para un Oporto gris pero superior.

La segunda parte fue un ejercicio de impotencia que pudo cambiar cuando Mossoró, recién entrado, falló solo ante Helton, que hizo una de esas paradas que valen títulos, con algo de aquella de Casillas a Robben. Mossoró, sin romper a sudar, se encontró frente al portero con demasiado tiempo y demasiado espacio. Falló y en su error viajó la escasa fe de un equipo que lo intentó por empuje y energía pero al que no le llegó por fútbol para importunar demasiado a un Oporto cementoso que se replegó y ganó trabajando duro, sin el brillo que sí le ha acompañado en muchos tramos de la competición.

Ganó el favorito y ganó el mejor en una final no demasiado bonita en un estadio muy bonito. Ganó el Oporto de Hulk, que apenas dejó un par de sus latigazos atómicos, el Oporto de la jerarquía de Otamendi, la escoba de Fernando, la actividad de Guarín, la clase de Moutinho... y el instinto de Falcao, atacante de los de antes, de los de siempre. Ganó el Oporto de Villas Boas, 33 años, de profesión entrenador y el futuro, todo el futuro, por delante. Ganó el Oporto y, aunque no hizo un buen partido, resulta, imposible negarlo con la temporada en perspectiva, absolutamente justo.

 

Más noticias en DEPORTES

  Motociclismo. GP de Aragón.

125cc - Pelea entre Zarco y Faubel por ser segundo que acabó mal para el español, que se cayó en la entrada a meta....
Noticias de hoy