02:03 h. Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Xornal Retrincos

VICTORIA DE BUTTON POR DELANTE DE VETTEL Y WEBBER.

Formula 1 - GP de Canadá.

El alemán no soportó la presión del inglés e hizo un trompo en la última vuelta que dejó limpia la victoria para el de McLaren. Alguersuari terminó octavo y Pedro de la Rosa, duodécimo.

Agencias  |  12 de Junio de 2011 (23:32 h.)
Más acciones:

Amagó el cielo durante todo el fin de semana preparando la descarga del domingo. La tormenta perfecta anegó el circuito Gilles Villeneuve para dejar la carrera a medias obligando a un parón de dos horas tras el que Fernando Alonso encalló. Vía libre para un Sebastian Vettel que se llevó el disgusto del curso al entregar la victoria a Jenson Button en la última vuelta. Un trompo inesperado que no le impide aumentar su ventaja en el Mundial sobre el segundo, el propio Button, a 60 puntos. [Narración]

El agua atolondró a casi todos en un carrusel de decisiones incorrectas de la mayoría de los protagonistas del show. Primero los comisarios de la FIA, que decidieron suspender la salida lanzada y colocar el coche de seguridad en el comienzo de la prueba, a pesar de que apenas llovía en esos momentos. Alonso perdió ahí su oportunidad de intentar adelantar a Vettel en las primeras curvas. Se la jugó justo cuando el Mercedes plateado se marchó tras cinco vueltas de caravana innecesaria. Asomó el morro, apretó con ímpetu, pero el alemán tapó sin demasiados problemas y tras un par de escarceos dejó atrás a la pareja de Ferrari. En los siguientes 20 giros, el Red Bull fue marcando poco a poco distancia hasta que sus perseguidores cayeron en todo tipo de trampas.

Primero, los chicos de McLaren se tiraron los trastos en la recta de meta. Primer incidente grave entre Jenson Button y Lewis Hamilton, que hasta el momento siempre sonreían de la mano. Ambos se rozaron al intentar el adelantamiento el ex compañero de Alonso. Un sutil cierre, un zarpazo que no venía a cuento y uno de los coches para el desguace. Le tocó a Hamilton, que minutos antes también había tropezado con Webber.

Vettel se iba quedando sin enemigos mientras seguía circulando tranquilo al frente del grupo. El patinazo de Alonso llegó en la vuelta 18, cuando acudió a cambiar sus ruedas extremas por unas intermedias, tras comprobar que a Button le iban de miedo. Era arriesgado, porque la lluvia podía arreciar en cualquier momento, de hecho, los pronósticos así lo anunciaban. Pero así y todo Alonso y su equipo apostaron por nuevas gomas y ahí arruinaron la tarde. Error. Fue regresar a la pista y comenzar la mayor tormenta que ha visto la Fórmula 1 desde aquella que suspendió el Gran Premio de Malasia de 2009.

Con el aguacero volvió el safety car a regular la circulación y el español se vio perdido en mitad del pelotón. Al instante, con Vettel diciendo por radio que la visibilidad era nula, apareció la bandera roja. Carrera suspendida. Dos horas de incertidumbre y afanados comisarios achicando agua de todas partes. Sólo un receso que no impidió la reanudación del Gran Premio después de dos horas con el peor de los resultados posibles para Ferrari en un circuito que, supuestamente le va.

Apenas dos giros después de la reanudación, el asturiano volvió a probar con los neumáticos intermedios y, en su retorno a la pista, el intento de superar a Jenson Button por el exterior para recuperar la octava plaza acabó con el Ferrari número cinco encallado en el piano. Nueva bandera amarilla y tercer safety car en pista. El anticipo de la resolución del podio, con un invitado sorpresa, el alemán Michael Schumacher, pescando el río revuelto mientras el morro de Massa se rompía en su encarnizada lucha con Kobayashi y los restos del monoplaza de Heidfeld sacaban de nuevo el safety car a pista convirtiendo la victoria en una ruleta rusa entre los Red Bull, el McLaren de Button y el Mercedes del heptacampeón.

Su último podio no era más que un recuerdo, allá en China en la temporada 2006, pero al Kaiser aún le quedan algunos trucos. Pegado al safety car, Vettel, lanzado a otro triunfo, el sexto de la temporada, fue demasiado para su Mercedes, lo mismo que los DRS de Button y Mark Webber. Aguantó lo que su motor dio de sí, igual que Vettel resistió hasta que la mala suerte se cebó con él. El trompo en la última vuelta permitió a Button aprovecharse y sacar su primera victoria de la temporada, la segunda de McLaren, aunque eso, aún deben oficializarlo los jueces tras su incidente con Fernando Alonso.

Más noticias en DEPORTES

  Motociclismo. GP de Aragón.

125cc - Pelea entre Zarco y Faubel por ser segundo que acabó mal para el español, que se cayó en la entrada a meta....
Noticias de hoy