BOB DIAMOND DIJO A LEGISLADORES BRITÁNICOS QUE AHORA LOS BANCOS DEBEN ESTAR DISPUESTOS A ASUMIR NUEVOS RIESGOS

El nuevo jefe de Barclays dice que los bancos deberían dejar de pedir perdón por la crisis

Reuters  |  11 de enero de 2011 (20:41 h.)
"Hubo un período de remordimiento y de disculpas para los bancos y considero que ese período tiene que terminar. Necesitamos que nuestros bancos estén dispuestos a asumir riesgos, para que podamos generar empleos".

Los bancos deberían dejar de pedir perdón por los errores cometidos durante la crisis financiera, dijo el nuevo jefe de Barclays a legisladores británicos, en una sesión para discutir los bonos ejecutivos que tuvo momentos de tensión.

En una sala atiborrada en la que los espectadores debían hacer fila para ingresar, Bob Diamond -nacido en Estados Unidos y uno de los ejecutivos mejor pagados en Europa- no dijo si volvería a renunciar a su bono este año y no específico cuánto dinero prestará Barclays a las empresas.

"Hubo un período de remordimiento y de disculpas para los bancos y considero que ese período tiene que terminar. Necesitamos que nuestros bancos estén dispuestos a asumir riesgos, para que podamos generar empleos", dijo Diamond a miembros de la Comisión Selecta del Tesoro.

No se espera que el Gobierno británico sea demasiado duro con los sueldos de los banqueros tras una serie de reuniones con prestamistas, sino más bien que busque compromisos con ellos para que den créditos a pequeñas empresas y ayuden a reimpulsar a la economía.

Pero Diamond -que dijo se sentía extremadamente agradecido por el apoyo que recibió el sector de parte de reguladores y de bancos centrales durante los peores momentos de la crisis- dijo que Barclays no podía decidir cuánto prestar sin hacer primero exámenes de calidad crediticia. 

El enojo por los bonos rebrotó en el Reino Unido tras un reporte del fin de semana que mostró que Stephen Hester, presidente ejecutivo del Royal Bank of Scotland -controlado por el Estado- recibiría un bono de 2.5 millones de libras ($3.9).

Diamond -que ganó 21 millones de libras ($32.7 millones) el 2007 pero renunció a sus bonos durante los últimos dos años- dijo que mostrará toda la moderación posible en la política de remuneración del banco.

Pero ante la pregunta de si renunciaría a sus bonos este año, Diamond dijo al grupo de políticos que él decidiría "junto con su familia" aceptar o no un bono si se le concedía.

Diamond declaró que los contribuyentes nunca deberían tener que soportar la carga cuando un banco cayera en dificultades, reflejando los esfuerzos globales de aplicar más rigor contra los tenedores de bonos en caso de que un banco caiga en problemas y no rescatarlos con el dinero público.

"Ningún banco debería jamás ser una carga para los contribuyentes", dijo Diamond, que se convirtió en presidente ejecutivo de Barclays tras manejar su propio banco de inversión por 14 años.

Fuente: El Economista

Más acciones:
Hemeroteca