18:52 h. Sábado, 21 de Octubre de 2017

Xornal Retrincos

LA CÉLULA TERRORISTA FACILITÓ INFORMACIÓN PARA MATAR AL MANDO DE LA ERTZAINTZA MIKEL URIBE

Los terroristas del comando Erreka tenían dispuestas tres entregas de explosivos

La célula terrorista facilitó información para matar al mando de la Ertzaintza Mikel Uribe.- El responsable de asuntos internos de la policía autonómica en Guipúzcoa fue asesinado de nueve disparos en 2001.- El juez Grande Marlaska envía a prisión a los dos presuntos terroristas detenidos esta semana
Agencias  |  16 de Abril de 2011 (20:16 h.)
Más acciones:

Soraya Sáenz de Santamaría
Soraya Sáenz de Santamaría

"Tanto en los caseríos de Olalde y Aldaola, como en el zulo construido en la cuadra anexa (...) tenían marcados hasta siete puntos de entrega de material, en los cuales debían construir y cargar zulos para que posteriormente fueran descargados por comandos operativos. De los siete puntos de carga, tres de ellos se encontraban actualmente cargados con el material indicado por la organización terrorista", subraya el auto, que además puntualiza que el comando continuaba "activo a día de hoy".

 

Esnaola y Etxeberria son las dos únicas personas que permanecían detenidas tras la operación de esta semana, ya que Igor Esnaola, hermano de Aitor, fue puesto ayer en libertad por la Guardia Civil, mientras que las Fuerzas de Seguridad siguen buscando al otro miembro del comando que se encuentra huido, Andoni Goikoetxea.

 

El juez imputa a Aitor Esnaola - que fue captado por la entonces supuesta dirigente de comandos, Ainhoa Múgica, en 1998- los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de armas y explosivos y conspiración para el asesinato, mientras que a Etxeberria le acusa de los delitos de integración o colaboración en organización terrorista.

Los dos integrantes de la célula terrorista (Aitor Esnaola y Andoni Goikoetxea) facilitaron, según el auto, informaciones relevantes sobre objetivos de ETA, entre ellos el mando de la Ertzaintza Mikel Uribe o un concejal del PSE de Lezo (Guipúzcoa). El magistrado explica que "en el transcurso de su militancia, el comando habría pasado a la organización terrorista ETA diversas informaciones sobre potenciales objetivos, alguna de las cuales fue utilizada para una acción terrorista", entre ellas las relacionadas con el mando de la Ertzaintza Mikel Uribe Aukia. Posteriormente, señala, "se produce el asesinato de Mikel Uribe el 14 de julio de 2001" en Leaburu (Guipúzcoa).

Los terroristas realizaron 28 disparos para asegurarse de que el subcomisario de la Ertzaintza caía asesinado. El agente, de 42 años, casado y con un hijo, recibió nueve disparos; los otros 19 proyectiles dejaron su huella en el vehículo. Uribe, responsable de asuntos internos de la policía autonómica en Guipúzcoa, se vio totalmente indefenso ante los dos terroristas que le acribillaron cuando se encontraba todavía dentro de su vehículo.

 En la investigación posterior se conoció que los etarras no se bajaron de vehículo para acribillar al mando de la Ertzaintza. Eran tres y, tras ametrallarlo, lo remataron con una segunda ráfaga mientras agonizaba.

Los integrantes del comando Erreka habían recibido instrucciones de poner en marcha "un ambicioso proyecto estratégico de la banda armada para trasladar a territorio español la frabricación, almacenaje y distribución de explosivos a los comandos". El objetivo no era otro que minimizar los riesgos, evitando "los constantes pasos de muga (frontera con Francia) para realizar entregas de material a los comandos encargados de llevar a cabo los atentados".

 

Seguimientos a Esnaola

El juez de la Audiencia Nacional detalla algunos de los controles a los que fue sometido Aitor Esnaola, a quien la Guardia Civil seguía, al menos, desde septiembre de 2010; y repasa la actividad orgánica de la célula terrorista, que adquirió el caserío tras recibir instrucciones de la banda de "gestionar un gran depósito laboratorio de explosivos". Los terroristas recibieron 10 millones de pesetas (60.000 euros) para financiar la construcción de un zulo en esa propiedad.

Las comunicaciones de Esnaola "con la dirección orgánica" de la banda se producían "mediante citas mantenidas en diferentes localidades del sur de Francia", pero, además, mantenía contacto con sus jefes a través de "notas mecanografiadas".

La operación que ha desembocado en la detención de los dos presuntos etarras y el desmantelamiento del depósito de la banda más importante de los hallados en la Península Ibérica, se inicia tras la detención en abril de 2010 de tres abogados y otras nueve personas más relacionadas con la estructura de ETA.

Los registros posteriores permitieron hallar unos 120.000 archivos informáticos, algunos de los cuales aún no han sido analizados. Según el auto del juez Grande-Marlaska, se encontraron referencias al comando Erreka, que ahora dependía de la estructura logística de la banda, también en documentos del que fuera jefe del aparato militar de ETA Juan Ibón Fernández Iradi, Súsper, detenido en 2002.

Más noticias en ESPAÑA

  Las elecciones se adelantan a Noviembre

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, adelantará las elecciones a mediados de noviembre, según...

  El Tribunal Supremo dice NO a Bildu

La Sala del 61 del Tribunal Supremo ha acordado por 9 votos frente a 6 anular las 254 listas que la coalición Bildu ha presentado para los...

  Cospedal: rtve no es imparcial

María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, aprovechó su paso por un desayuno informativo del diario ABC para cargar contra...
Noticias de hoy